Sexualidad

Lo que no te contaron sobre salud sexual

Si estás en la treintena como yo y creciste en España imagino que tus clases sobre salud sexual debieron ser similares a las mías. Una mañana venía personal externo al centro educativo y te hablaban de todas las infecciones de transmisión sexual que podías contraer si practicabas sexo y cómo tenían un maravilloso invento para ti, el preservativo, que si lo colocabas en el pene para realizar penetración ya estabas protegida y nada malo te pasaría. En la parte final del taller, parte del personal te enseñaba en directo como colocar un preservativo en algo parecido a un dildo de madera. En nuestro caso en ningún momento ningún alumno tocó los preservativos con sus propias manos, pidieron si algún voluntario quería hacerlo, pero delante de toda la clase nadie tuvo suficiente valor.

Resultado de imagen de pene madera educación sexual

Pues espero que no te quedaras solo con esa información porque además de incompleta es mentira.

¿Por qué está incompleta?

Pues por muchos factores. Entre ellos:

  • No contemplaban alternativas a la heterosexualidad. ¿Os explicaron cómo se previene el contagio de infecciones de transmisión sexual en relaciones lésbicas?
  • No se hablaba de prácticas diferentes a la penetración ¿Os informaron de que las felaciones son una práctica con un alto riesgo de contagio de ITS?
  • No se mostraban alternativas al preservativo. ¿Os enseñaron que existen los preservativos femeninos, protegen igual contra las ITS y se pueden colocar con horas de antelación?

¿Por qué es mentira?

Porque no sé en las vuestras, pero en mis charlas de educación sexual presentaban el preservativo como si fuera un escudo mágico que si se coloca ya nada malo puede suceder. Lo llamaban sexo seguro, pero el sexo seguro no existe. Existe el sexo más seguro (safer sex), ya que obviamente practicar sexo con preservativo es mucho más seguro que hacerlo sin. Pero aún en el caso de que hayas usado preservativo y lo hayas hecho todo bien, sigue habiendo un porcentaje de riesgo al que estamos expuestos. ¿Qué hacemos entonces, entregarnos al celibato, no volver a practicar sexo nunca más?

Pues obviamente no, a mí me encanta el sexo y nunca le recomendaría a nadie algo así. Tenemos que asumir que por muy seguras que intentemos que sean nuestras prácticas sexuales estamos expuestos a cierto riesgo. Pero que si contraemos una infección de transmisión sexual y la detectamos a tiempo, en muchos de los casos el tratamiento es antibiótico y en un par de semanas o menos podemos estar totalmente recuperados. [Ojo, esto en ningún caso debe ser tomado como un aliciente para no usar protección contra las ITS, son un tema muy serio, protegeros siempre].

Y aquí llega el kit de la cuestión. ¿Cómo detectamos que hemos contraído una infección de transmisión sexual? Bueno, hay infecciones que se manifiestan en forma de picor, escozor o secreciones, si tienes cualquiera de esos síntomas acude a tu médico. Pero muchas veces las infecciones de transmisión sexual son silenciosas, no presentan ningún síntoma, lo cual las hace indetectables a simple vista. Pero para eso tenemos a nuestros amigos los test de detección de ITS. Esta es la parte que quizá no os han contado, TODAS deberíamos hacernos test de ITS regularmente, cada cuánto depende del tipo de vida sexual que lleves.

  • ¿Eres una persona monógama que tiene relaciones sexuales con una sola persona desde hace más de un año? Téstate una vez al año. Puedes estar segura de que la monogamia te protege pero no es así. De hecho el 90% de mujeres que contraen VIH lo hacen a través de su pareja estable (este dato concreto pertenece a un estudio argentino). Por muy segura que estés de que tu pareja nunca jamás te sería infiel, en serio, téstate, no te cuesta nada (se puede hacer a través de la sanidad pública, más tarde hablaré de eso) y te puede salvar la vida o por lo menos evitarte serias complicaciones que puede traer una ITS sin tratar. Testarte no significa dejar de confiar en tu pareja, sólo significa quererse y cuidarse una misma. Tómalo como algo natural, aprovecha cuando te hacen análisis de sangre para incluir los de ITS en las pruebas. Vivirás mucho más tranquila teniendo esos resultados, te protegerás de complicaciones y colaborarás en que esas enfermedades no se sigan extendiendo. Y por las mismas razones anima a tu pareja a que se teste también.

  • ¿Eres una persona monógama que ha cambiado de pareja? ¿Has tenido sexo con dos personas este año? Téstate cada 6 meses. Los argumentos son los mismos que en el punto anterior, pero al haber varias personas implicadas la frecuencia de test ha de ser mayor.

  • ¿Eres una persona no mónogama y las personas con las que tienes sexo también lo son? ¿Has tenido sexo con tres o más personas este año? Téstate cada 3 meses. Esta es la frecuencia que yo sigo como persona no monógama que se relaciona con otras personas no monógamas. Para mi tribu la salud sexual es un tema muy importante, todos confiamos en que los demás siguen nuestros pactos de salud sexual, pero aún así nos testamos, por nuestra salud, por cuidarnos a nosotros mismos y también para cuidar a los demás.

¿Dónde acudir para realizarse los test de detección de ITS y qué test debes pedir para obtener resultados fiables? Lo explico en este artículo https://amarconagendas.com/como-hacerse-un-test-de-deteccion-de-its/

Autor

alita@amarconagendas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: