Relaciones Alternativas

¿Cómo abrir tu relación cuando tu pareja no quiere?

Esta es una pregunta recurrente de la gente que quiere practicar la no-monogamia pero actualmente se encuentran en una relación monógama y aman a su pareja.

En realidad esta pregunta puede aglutinar varias situaciones, algunas será más fácil que se puedan trabajar para lograr lo que tu quieres. Otras será prácticamente imposible que acaben como tu deseas. Así que vamos a desglosar las posibles situaciones.

1.- Tu pareja está de acuerdo en que seas no-monógama pero ella prefiere seguir siendo monógama.

Una de las opciones más favorables (dentro de que tu pareja no quiere no-monogamia). Tu pareja acepta que tú pases a tener otras relaciones, pero ella no quiere, prefiere seguir sólo con la vuestra. Pues felicidades, ya estás dentro de la no-monogamia. A este tipo de relaciones en el poliamor se le suelen llamar mono-poly, ya que un miembro de la pareja es monógamo y el otro poliamoroso. ¿No te convence la idea y prefieres que los dos seáis no-monógamos? Bueno, lo primero sería preguntarte por qué deseas que tu pareja sea no monógama si ella no lo quiere así. ¿Te sentirías menos culpable si ella también se ve con otros? ¿Te da miedo que si solo lo haces tú ella te lo pueda acabar echando en cara? ¿Temes que finalmente se canse y acabe buscando alguien con quien tener una relación monógama? Bueno, todas estas cosas podrían pasar, tanto si tu pareja se suma a la no-monogamia como si no. No son cosas que puedas controlar, así que no deberías obsesionarte con ello. En la experiencia real te puedo decir que conozco parejas mono-poly que llevan aguantando años así y aún siguen. Y otras que no han sobrevivido ni la primera experiencia no-monógama de uno de los dos, porque «pensaba que podía aguantarlo, pero no puedo».

2.-Tu pareja cree que la no-monogamia podría ser una buena opción para vosotros, pero le da miedo llevarlo a la práctica.

Esta es también una opción bastante favorable. Todas las parejas tienen dudas cuando empiezan, que se van disipando con la práctica. Recomiendo que antes de lanzaros a la piscina, leáis y comentéis juntos algún libro de los que puedes encontrar aquí, algunos artículos , que acudáis a algún taller o encuentro de la comunidad no monógama de vuestra zona.

Puede que esas actividades disipen algunas dudas y puede que otras queden, pero es el momento de lanzarse a la piscina, previos pactos.

¿Pactos? Sí, claro. Antes de abrir la relación deberíais tener claro qué significa eso para cada uno ¿Será apertura solo sexual, pero seguiréis siendo monógamos emocionales? ¿Estáis abiertos a enamoraros de otra persona? ¿Qué cosas se pueden hacer con la nueva persona (pasar noche fuera, irse de vacaciones, convivir, tener hijos,…)? Sea lo que sea lo que pactéis aseguraos que en el momento de conocer a esa persona la informáis de que pactos/restricciones tenéis para que ella pueda decidir si le interesa o no participar en una relación así. ¿La nueva persona tiene derecho a renegociar esos pactos? Tened en cuenta que vais a relacionaros con personas completas, no con objetos que están ahí para satisfacer vuestros deseos.

3.-Tu pareja tiene muy claro que la no-monogamia no es para ella y quiere tener una relación en que los dos seáis monógamos.

Esta opción no pinta nada favorable para tus deseos. Puedes intentar los pasos del punto anterior (leer material juntos, ir a encuentros o talleres,…) por si el problema fuera el desconocimiento y le pueden aportar nuevos puntos de vista. Pero si no es el caso y está convencido de seguir en la monogamia no va a haber nada que le haga cambiar de idea.

En este caso tienes que tomarte tu tiempo para reflexionar qué es más importante para ti, ¿vivir libremente la no-monogamia porque sientes que es el modelo relacional en el que encajas o continuar con la persona que amas pero viéndote restringida a un modelo relacional que no es el que deseas? Esa respuesta solo la tienes tú y puede que no la tengas en este momento. Tómate todo el tiempo que necesites para reflexionar y elegir, es una decisión muy importante, no hay que tomarla a la ligera.

¿Vosotras estabais en pareja monógama cuando decidisteis ser no-monógamas? ¿Cómo fue la experiencia? ¿Hubo algo que os costase en particular? Me encantaría leer vuestras historias.

Autor

alita@amarconagendas.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: